sábado, 10 de enero de 2015

Descubierta "La Fórmula de la Felicidad"

Un grupo de científicos de la Universidad de Londres desarrolló una ecuación matemática en la que aseguran, se encuentra la clave de la felicidad en un momento determinado de la vida
De acuerdo al estudio, publicado en la revista científica Proceedings of the National Academy of Sciences, los investigadores lograron con éxito predecir la felicidad de 18 mil postulantes al experimento, observando sus decisiones en el pasado y sus efectos posteriores, patrón que debería repetirse a lo largo de la existencia de un individuo.
De acuerdo al Dr. Robb Rutledge, responsable de la investigación, nuestro cerebro intenta razonar en base a la experiencia qué deberíamos hacer para obtener recompensas en el futuro, por lo que toda decisión, expectativa y resultado se analiza y transforma en información, que posteriormente se usa para tomar buenas decisiones con respecto a un escenario determinado. De esta forma, toda expectativa y recompensa se combina para calcular el actual momento de felicidad, expresable en un "índice" matemático.


Así, los científicos analizaron el comportamiento de 26 voluntarios en una tarea específica. En ella y en repetidas oportunidades, tuvieron que elegir entre distintos tipos de recompensas monetarias "arriesgadas" o "seguras", siendo monitoreados vía resonancia magnética y con preguntas sobre su nivel de felicidad. Posteriormente, probaron la ecuación en 18 mil personas utilizando un juego para smartphones Android y Apple llamado The Great Brain Experiment, que ya ha sido base de otros estudios similares y comprobaron que la ecuación es correcta.
Según la investigación, la fórmula permitirá predecir con exactitud si un individuo tiene algún tipo de desorden emocional y si le está afectando en su vida diaria, así como reconocer qué nos entrega más o menos felicidad. 
Rutledge afirma en base a los resultados que "siempre hay que considerar que la vida está llena de expectativas y si queremos ser felices, lo mejor es mantenerlas bajas". De esta forma, el resultado final podría superarlas, impactando positivamente en nuestro ánimo. Además, tendremos menos decepciones. 
Por ejemplo, si vamos a comer a un restaurante o tenemos una cita con alguien, la expectativa previa puede ser más alta que su desarrollo final, por lo que nos sentiremos decepcionados. Por el contrario, si tenemos un viaje y no esperamos mucho, probablemente seamos más felices si éste tiene un buen pasar. 
El investigador concluye afirmando que aunque no encontraron la clave para ser feliz, "al menos ya tenemos una pista por dónde comenzar".
FuenteProceedings of the National Academy of Sciences, University College London, Science Daily

No hay comentarios:

Publicar un comentario